dijous, 26 d’abril de 2012

La importancia de tener un chip

Leo, porque sé leer, GAUAUAUAU!!! en "la Vanguardia" este artículo:


Una perra perdida en Huelva aparece en Mataró dos años más tarde




Desapareció de Huelva y reapareció dos años después a más de mil kilómetros de distancia. Es la entrañable historia de Leidy, una perrita yorkshire de 14 años cuya pista se perdió hace más dos de la provincia andaluza y que fue hallada en Mataró (Barcelona) el pasado 15 de abril y recogida por una protectora de animales que la ha devuelto a sus amos. Los dueños, que creen que fue robada y ya la daban por perdida, están encantados de poder disfrutar de su mascota en estos últimos años de vida.
“Lloró toda la familia ¡hasta yo!”. Así describe el increíble reencuentro con Leidy José Blandón, el dueño de la perrita de raza yorkshire que desapareció en octubre de 2010 en San Juan del Puerto (Huelva) después de un despiste de los dueños. “Pegamos carteles y estuvimos buscándola varios meses hasta que lo dejamos por imposible” relata desde el otro lado del hilo telefónico Blandón a LaVanguardia.com. Nada podía hacer presagiar que más de dos años después Leidy daría señales de vida a mil kilómetros de distancia de casa. La perra fue hallada el pasado 15 de abril en Mataró y recogida por la SPAM, que la devolvió a sus dueños. La protectora remarca que se pudo localizar a los dueños gracias a que el animal llevaba microchip.
Fue José el que recibió la buena nueva de la protectora y decidió sorprender a su mujer Rosa, que quedó muy afectada tras la ausencia de Leidy. No le anunció la reaparición de la perrita hasta que ésta llegó a casa el 19 de abril, cuatro días después de su hallazgo. “Leidy se bajó del coche y subió las escaleras hasta el portal” describe Blendón para explicar que el animal recordaba perfectamente el que había sido su hogar durante más de una década. “Piqué al timbré y abrió mi mujer, que no creía lo que veía”, relata el dueño, un auxiliar de enfermería de 55 años.
Reencuentro con las dos familias
Blandón fue uno por uno sorprendiendo a todos los miembros de la familia que no podían creer que Leidy estuviera de vuelta en casa. El animal se ha reencontrado con sus dos familias: la humana que la cuida desde que tenía meses y la biológica ya que la perrita es madre de dos canes que también viven con José y su família. Pero como a veces el amor no entiende de sangre, José confiesa que su mujer e hijos han recibido con mucha más alegría el regreso de Leidy que los dos perros.
La perrita tiene ahora 14 años y está con la familia Blandón desde que tenía meses. Tras más de dos años fuera de casa, el tiempo ha pasado para Leidy: “Esta más torpe”, explica Blandón. La familia tiene claro que Leidy fue robada porque es “imposible” que pudiera recorrer los mil kilómetros sola. Ahora viven con mucha alegría su regreso y están felices de pensar que el tiempo que le quede de vida al animal lo hará en casa. “Se muere aquí” explica emocionado el dueño.
Te pued